Translation of La carta malvada by Josť Mac Gregor

From:

La carta que me mandaste
Que me mandaste no tiene razon de ser
No haces mas que reprocharme
Con el mismo cuento aquel
Que abuse de tu inocencia
Doblegando tu honradez
Que a los hombres como yo debe agarralos la ley se repite

Pero no te has preguntado
Que paso con el querer
Si bastante lo regaste
Nunca llego a florecer
Yo pienso que fuiste tu
Quien lo hecho todo a perder

Y al sentirte acorralada
Alli empezo tu vaiven
Buscando desesperada
Culpar sin saber a quien
Descargando tu ironia
En un pedazo e papel

Si un dia me llega otra carta
Carta malvada no la pienso ni leer
No vaya ser que a la larga
Me lo comience a creer y termine como tu
Sumergida en un desden
Agua que no es de tomar mejor dejarla correr se repite

Que mientras el sol llanero
Siga quemando mi piel
Yo seguire componiendo
Canciones de amanecer
Gracias a mi Dios bendito que puedo contar con el

Cuando en mi tierra no se oiga
Un joropo en el caney
El bramar de la vacada
O el relincho de un corcel
Entonces ya no me esperen porque estoy muerto tambien
Translate to:

La carta que me mandaste
Que me mandaste no tiene razon de ser
No haces mas que reprocharme
Con el mismo cuento aquel
Que abuse de tu inocencia
Doblegando tu honradez
Que a los hombres como yo debe agarralos la ley se repite

Pero no te has preguntado
Que paso con el querer
Si bastante lo regaste
Nunca llego a florecer
Yo pienso que fuiste tu
Quien lo hecho todo a perder

Y al sentirte acorralada
Alli empezo tu vaiven
Buscando desesperada
Culpar sin saber a quien
Descargando tu ironia
En un pedazo e papel

Si un dia me llega otra carta
Carta malvada no la pienso ni leer
No vaya ser que a la larga
Me lo comience a creer y termine como tu
Sumergida en un desden
Agua que no es de tomar mejor dejarla correr se repite

Que mientras el sol llanero
Siga quemando mi piel
Yo seguire componiendo
Canciones de amanecer
Gracias a mi Dios bendito que puedo contar con el

Cuando en mi tierra no se oiga
Un joropo en el caney
El bramar de la vacada
O el relincho de un corcel
Entonces ya no me esperen porque estoy muerto tambien